10 consejos para un año saludable

Sencillas estrategias que pueden mejorar su calidad de vida. Elija alguna y ¡empiece ya!

Cada día es una oportunidad más para hacer cambios que nos hagan sentir mejor.

No hay ocasiones especialmente indicadas para dar un buen paso: no tiene que ser lunes o de mañana o primer día del mes o del año o en la primera hoja del cuaderno… ¡El tiempo y espacio puede ser ahora! Pero si alguno de estos rituales de inicio a usted lo ayuda, adelante, ¡ese es el momento para empezar!

No se trata de implementar procedimientos complejos sino de mirar algunas de las costumbres que inciden negativamente en nuestra calidad de vida. Hacernos concientes de ellas nos permite realizar los cambios necesarios, que tal vez no requieren grandes esfuerzos, pero sí un compromiso serio. Veamos:

1. Tome más agua.

¿Quién no ha escuchado que tomar agua es saludable? Quizás pocas veces nos detenemos a ver la importancia de mantener este buen hábito, ¡que además es tan barato! El agua, además de hidratarnos, ayuda a eliminar toxinas.

Beba de dos a tres litros durante todo el día, repartidos a gusto. Tenga siempre una botellita a mano, en su bolso, en el auto, en su heladera, en su escritorio.

2. Ejercicio: hágalo sencillo.

Si la falta de tiempo o dinero es una excusa para no hacer ejercicio, es hora de que comprenda que aunque es bueno asistir al gimnasio, existen otras alternativas de las cuales se puede adueñar para moverse: caminar en vez de tomar un colectivo, estacionar un poco más lejos de su trabajo, elegir escalera en vez de ascensor, usar bicicleta en lugar de auto.

Con el ejercicio regular su cuerpo ganará vitalidad, su metabolismo se acelerará y quemará más calorías.

3. No salga sin desayunar.

Lejos de ayudar a bajar de peso, saltear el desayuno favorece comer de más en las horas siguientes, a media mañana y al mediodía.

Si en esta primera comida elegimos cereales u otros alimentos bajos en grasas y elevados en hidratos de carbono de absorción lenta (pan integral, copos sin azúcar, fruta) estaremos obteniendo nutrientes esenciales, logrando sensación de saciedad y disminuyendo el deseo de comer a media mañana.

4. Coma saludable y balanceado.

Una dieta mal balanceada puede causar problemas desde el sistema óseo y muscular hasta el sistema nervioso y del cerebro. El cuerpo necesita los nutrientes de todos los grupos de alimentos en cantidades moderadas.

5. Sonría: resta problemas.

La risa es un remedio para el alma, pero también para el cuerpo. A nivel físico interviene en procesos respiratorios, cardiovasculares (disminuye la presión arterial y la frecuencia cardíaca), endocrinos, inmunológicos y del sistema nervioso central, relaja el tono muscular, aumenta la ventilación pulmonar, reduce la hiperactividad bronquial en pacientes de asma.

A nivel emocional produce una satisfacción que mejora el estado de ánimo, sobre todo en estos tiempos donde el estrés juega un papel preponderante.

6. Genere un ambiente con poco ruido.

Bajar la contaminación sonora empieza con nuestro grano de arena y es el punto de partida para promover conductas saludables. Use la bocina de su auto lo menos posible, sólo en momentos que lo ameriten, como alerta de un posible accidente.

Antes de tocar bocina piénse si no lo está ganando la impaciencia, y si con eso conseguirá relamente algún resultado…

7. Cuide su piel.

Los rayos ultravioleta son peligrosos en cualquier estación del año, y especialmente en verano, en la montaña, en la playa. Colóquese un filtro solar alto antes de salir de casa. Su piel lo agradecerá.

8. Evite el consumo de drogas, alcohol, tabaco.

Es mejor buscar estados de placer o relajación a través de vivencias donde no intervengan sustancias que pueden desencadenar serios problemas a nivel físico y emocional.

9. La higiene es vital.

Lávese las manos frecuentemente, sobre todo antes de comer, cocinar y lavar frutas y verduras. Cuide que las carnes estén bien cocidas antes de comerlas. Ver Las 10 reglas de oro de la higiene alimentaria.

10. Hágase exámenes médicos preventivos.

Realice chequeos médicos periódicos para mantenerse en óptimas condiciones, y detectar a tiempo cualquier problema de salud.

Fuente: http://ciudadesactivas.org

1 comentario

Los comentarios están cerrados.

Entrada Anterior

Plan para comenzar un año light

Próxima Entrada

Nutrición natural y preventiva: tu alimento es tu medicina

Entradas Relacionadas