5 estrategias para evitar un tropezón en las Fiestas

Las desviaciones del plan de alimentación son más frecuentes a fines de diciembre… Anticípese y practique recursos para prevenir las recaídas.

Los festejos navideños y de fin de año son situaciones de alto riesgo que pueden alterar su proceso de adelgazamiento y detonar una comilona, tropezón, caída o recaída, con el riesgo de echar a perder los esfuerzos anteriores y de recuperar los kilos bajados.

Para evitar la tentación y preservar sus logros recuerde que usted es el actor principal. De usted depende. Anticípese a las situaciones riesgosas y atraviéselas airoso. Deténgase cuidadosamente en estas 5 estrategias y póngalas en práctica a cada momento:

1. Ante la tentación, deténgase y reflexione.

Parar y examinar lo que siente ante el estímulo de comida es el primer paso para evitar el atracón. Lo que necesita hacer es pensar de una manera racional, ver lo que está ocurriendo y alejarse de la situación-estímulo.

2. Ponga en práctica recursos para atravesar ese momento.

Para evitar la tentación puede ser útil:

* llevar la atención a la respiración,
* alejarse de la mesa,
* servirse en un plato más chico,
* guardar la comida en el freezer,
* beber abundante líquido sin alcohol, que aporta saciedad,
* realizar actividades que lo ayuden a cambiar su foco de atención como, por ejemplo, bailar, iniciar una conversación con alguien, jugar con los niños o dar un paseo por el jardín.

De esta manera conseguirá disminuir la tentación, recuperará el control y podrá ser conciente a la hora de elegir qué comer y beber.

3. Posponga el comienzo de la comida.

En el caso de no ser posible buscar otras gratificaciones (como alejarse de la mesa y bailar) intente, por lo menos, posponer el comienzo de la comida y tomarse unos minutos para reflexionar sobre sus esfuerzos. Esto puede ayudarlo a retomar el control de la situación.

4. Controle la ansiedad.

Realice respiraciones profundas e intente mantener la calma. Esto le ayudará a continuar con las medidas adecuadas.

5. Evite pensar en negativo.

Si comienza a darles lugar a pensamientos como “no puedo con esto”, “es demasiado”, “la ansiedad me supera” o “todos comen menos yo”, lo más probable es que caiga en la tentación. No permita que el “todo o nada” lo invada. En vez de eso, sea realista y flexible. Tenga presente que no debe prohibirse todo, sino sólo mantener la sobriedad de la mano de una restricción flexible. Entonces…

* planifique qué va a comer, eligiendo lo que más le guste.
* disfrútelo con moderación.
* saboree a fondo cada bocado.
* beba despacio.

Regálese el gusto de celebrar sin tirar por la borda los logros que conquistó en estos meses. ¡Usted se lo merece!

Tropezón no es caída

La persona obesa o con sobrepeso no abandona su tratamiento de un momento para otro, sino que pasa por diferentes instancias que progresivamente la alejan de instalar hábitos saludables:

* aumento de las porciones.
* permisos excesivos.
* comilona (episodio único que se produce un día, como Nochebuena o Fin de Año, por ejemplo) y luego se vuelve al tratamiento).
* tropezón (comer fuera del plan, sin control, durante un tiempo limitado, por ejemplo, un fin de semana entero).
* caída (generalmente se extiende durante una o dos semanas).
* recaída (una sucesión de caídas y retornos formales al tratamiento).
* colapso o abandono del tratamiento.

Así, es importante que se tenga paciencia, reconozca sinceramente en qué etapa se encuentra, y busque valor y ayuda para empezar de nuevo. En todas las instancias, ¡se puede!

3 comentarios
  1. Doctor. La plataforma vibratoria. Es buena para la actividad física.? Ayuda a adelgazar?, cuales son sus beneficios?. Gracias x su respuesta doc

  2. Doctor Adrián. Soy Raquel Oporto. Y quería decirte q te admiro mucho. Y q todos tus consejos son muy útiles para m familia y para mi porsupuesto.

Los comentarios están cerrados.

Entrada Anterior

La salud de la mujer pasa por las encías

Próxima Entrada

Cómo prevenir una intoxicación alimentaria

Entradas Relacionadas