Combatir el Sobrepeso: Recomiendan planificar por semana las viandas escolares

Deben tener cantidades equilibradas de frutas, carnes, verduras y lácteos. Además es clave que los chicos tomen agua en vez de gaseosas. La tasa de obesidad infantil es aquí la más alta de la región.

comedor_escolarizando

Los chicos no sólo van a la escuela para alimentarse de conocimientos. Durante las horas de clase, necesitan de la comida para crecer. Pero hoy no están eligiendo las opciones saludables: consumen frecuentemente golosinas, gaseosas, papas fritas y jugos artificiales. Ante la epidemia de obesidad infantil, organismos públicos como la Dirección General de Desarrollo Saludable del Gobierno porteño, y sociedades de profesionales como la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND) recomiendan la planificación semanal de la comida de los chicos en los colegios a través de las viandas saludables.

“Se sabe que los chicos consumen con frecuencia alfajores, galletitas dulces, productos de copetín y juguitos en los recreos. Es decir, consumen comida con alto contenido en grasas, azúcares, y sal, y eso conduce al aumento de casos de sobrepeso, obesidad e hipertensión”. La Argentina presenta el mayor porcentaje de obesidad en menores de 5 años en la región de América latina con un 7,3% de prevalencia, según la Base de Datos Global sobre Crecimiento Infantil y Malnutrición de la OMS.

“Muchos presentan deficiencias en calcio, hierro, zinc, y vitaminas porque no tienen una alimentación variada y no consumen las cantidades necesarias de frutas, verduras y lácteos”, dijo Beatriz Ravanelli, de la comisión directiva de la AADYND, y directora de la carrera de nutrición de la Universidad de Belgrano.

“Si se planifican, las viandas permiten aumentar la variedad de alimentos, ahorrar tiempo y dinero, y controlar las calorías, la sal y la calidad de grasas que los chicos consumen durante el horario escolar”, resaltó Héctor Gatto, a cargo de Desarrollo Saludable, que lanza esta semana talleres sobre viandas en plazas y parques de Capital

Una vianda saludable debería incluir alimentos de los distintos grupos para asegurar que los chicos reciban todos los nutrientes que necesitan a su edad: hay que combinar carnes (pollo, carne vacuna, pescados) y huevos, lácteos (queso, yogur o postrecitos lácteos), hortalizas y frutas, y cereales, legumbres y derivados. Según la Federación Argentina de Graduados en Nutrición, el almuerzo debería cubrir el 30% del total de las calorías diarias y, entre otros nutrientes, el 50% de la recomendación de vitamina C.

Cada día, la vianda debería ser transportada en un recipiente térmico y limpio. Los alimentos deben estar dispuestos por separado en la vianda: lo cocido en un sector y lo crudo en otro. “La vianda debería estar en línea con lo que los chicos consumen en las casas. No podemos pretender que acepten las frutas y las verduras en las viandas si los familiares no motivan el consumo en el hogar”, advirtió Ravanelli. “Los chicos deberían acceder fácilmente al consumo de agua potable durante el horario escolar”, señaló Esteban Carmuega, médico pediatra y director del Cesni, como una manera de empezar a contrarrestar malos hábitos de consumo: los chicos viven consumiendo bebidas azucaradas y suman calorías ocultas que favorecen el sobrepeso. “En las escuelas donde no hay bebederos, el consumo de gaseosas es 4 veces mayor. Incluso, hay chicos que desayunan gaseosas y galletitas, cuando se sabe que un buen desayuno es clave para prevenir la obesidad”.

Aconsejan pensar que los recreos no sólo son para comer. “Alentamos que los chicos vuelvan a los juegos en los recreos –destacó Gatto– para que sumen horas de actividad física. Los juegos clásicos, como el elástico y la rayuela, son muy útiles para combatir el sedentarismo y el sobrepeso”.

Fuente:Clarin.com

Entrada Anterior

Pollo relleno

Próxima Entrada

¿Desayunar mucho ayuda a perder peso?

Entradas Relacionadas