Cuidado de los dientes: conviene fijar hábitos desde chicos

cuidado de los dientes

Desde que aparecen las piezas dentarias es esencial incorporar la rutina de la limpieza como un juego de imitación. Hasta los cuatro años hay que visitar con frecuencia al odontopediatra.

Desde el «día uno», es decir cuando los dientes comienzan a aparecer en la boca de los bebés, corren el riesgo de ser afectados por bacterias. Por eso resulta de vital importancia que los padres y el odontopediatra presten atención al cuidado de estas pequeñas piezas y hagan hincapié en la adquisición de correctos hábitos de higiene.

«Empezando como un juego, imitando el movimiento que hacen los papás al cepillarse, los chicos deben incorporar el hábito de limpiarse los dientes después de ingerir alimentos, a la mañana y antes de irse a dormir, por las noches. No obstante, si tenemos en cuenta que al empezar a salir los dientes los chicos suelen sentirse muy molestos, es recomendable que les enseñemos sobre el cuidado pero también que les acerquemos objetos duros y fríos como mordillos, que contribuyen a atenuar el dolor y aceleran la erupción de los dientes, afirma la odontóloga Marcela O´Neal.

«Entre los primeros meses de vida y los dos años -prosigue- no es tan importante que los chicos desarrollen una técnica de cepillado, sino más bien que adquieran el hábito y que entiendan que es una actividad que deben realizar frecuentemente. Luego, entre los 24 meses y hasta los cuatro años, cuando la dentición tiende a completarse, hay que incorporar la rutina de visitar al odontopediatra», agrega la doctora.

Esta etapa es también la de la incorporación de las aplicaciones tópicas con flúor, sustancia que ayuda a fortalecer y vigorizar el esmalte dental, al tiempo que reduce los ácidos producidos por las bacterias.

Es importante que los padres estén atentos a la aparición de nuevas piezas y establezcan una rutina de visitas frecuentes al odontólogo, con quien los niños deben crear un vínculo natural. Las actitudes de los padres son clave para evitar que se instale el tan común miedo al dentista. «Por ejemplo, una buena opción es que antes de llevar a los niños al odontopediatra, ellos acompañen a la mamá o al papá al dentista del adulto para que se familiaricen con los objetos, la silla y demás», destaca la doctora O´Neal.

Hacer atractivo el cepillado puede ayudar. «A los siete u ocho años, cuando cepillarse ya dejó de ser una novedad y puede convertirse en algo tedioso, tal vez ayude utilizar cepillos y pastas de diferentes motivos, colores y sabores», concluye la especialista.

Dedicar tiempo a crear en sus hijos pequeños el hábito de cepillarse los dientes es reaseguro de que lo harán solos cuando sean más grandes.

Los hábitos se imitan

En un relevamiento realizado recientemente en Estados Unidos -publicado en el Journal Pediatrics-, del cual participaron 6.107 niños y adolescentes de entre 2 y 17 años acompañados por sus padres, se muestra que los chicos presentan más probabilidades de concurrir al dentista cuando sus progenitores lo hacen.

El 86 por ciento de los chicos cuyos padres habían asistido al dentista en el último año también se sometió a controles. En el caso de las mamás y los papás que no lo habían hecho, la incidencia de visitas de pacientes pequeños y jóvenes fue del 63 por ciento.

De acuerdo con la American Dental Association (ADA), institución estadounidense que suele hacer recomendaciones específicas sobre el cuidado de la salud bucal en los más chicos, en ese país la caída de las piezas dentarias, sobre todo en los niños que integran familias de bajos recursos, es uno de los problemas de salud más frecuentes. Por eso  convocan a toda la familia a visitar al dentista, para que los niños puedan seguir el ejemplo de los padres.

«Recomendamos a los adultos que lleven a sus hijos al odontólogo al cumplirse el primer año de vida. También es sumamente importante que tanto los responsables de las áreas de pediatría y atención primaria de la salud así como los maestros de preescolar y primaria sepan reconocer cuándo hay indicios de una mala salud bucal para que instruyan a los padres», explican los responsables de la ADA.

Orden de aparición de los dientes

1) Incisivos centrales: a los 6 meses.

2) Incisivos laterales: a los 8 meses.

3) Primeros molares: a los 12 meses.

4) Cúspides: a los 18 meses.

Fuente: http://drcormillot.com/

5) Segundos molares: 24 meses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada Anterior
estrés grasa en la cintura

El estrés facilitaría la acumulación de grasa en la cintura

Próxima Entrada
gripe a h1n1 influenza

Qué hacer si hay un enfermo de gripe A H1N1 en casa

Entradas Relacionadas