Dejar de fumar sin engordar, misión posible

El fantasma del aumento de peso suele ser una de las barreras más frecuentes para abandonar el cigarrillo. Sin embargo, existen numerosas herramientas que ayudan a dar este paso de la mejor manera.

fumar

Por el Prof. Dr.  Alberto Cormillot

El tabaquismo es responsable de la muerte de la muerte de más de cinco millones de personas por año en el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en Argentina mueren más de 40 mil personas anualmente como consecuencia de los efectos del cigarrillo, cifra que supera las estadísitcas del resto de los países de América latina.

Dejar de fumar es la decisión que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte: los fumadores viven un promedio de diez años menos que los no fumadores, y se estima que la mitad de las personas que fuman van a morir de una enfermedad relacionada con el consumo de tabaco. Por eso el tabaquismo es la principal causa de enfermedades, discapacidad y muerte prevenible en el mundo.

Sin embargo, a pesar de las evidencias y de que la mayoría de los fumadores dicen querer abandonar el cigarrillo,  dejar de fumar no resulta fácil. El tabaquismo está sostenido por una triple dependencia: social, psicológica y química. La adicción se debe principalmente a que el tabaco contiene un componenete activo llamado nicotina, que actúa sobre el sistema nervioso central. Cuando una persona fuma un cigarrillo la nicotina que absorbe llega al cerebro en siete segundos y aumenta la liberación de dopamina, neurotransmisor encargado de producir placer. Luego de unos minutos este efecto desaparece y el fumador debe consumir otro cigarrillo si desea repetir esa sensación placentera.

Un plan a su medida

Abandonar el cigarrillo no es fácil, es cierto, pero tampoco es imposible. Millones de personas lo hacen. El fantasma del aumento de peso suele ser una de las barreras más frecuentes que se interponen.

Está comprobado científicamente que la abstinencia de nicotina altera el metabolismo y aumenta el apetito como consecuencia de una mayor actividad del químico cerebral conocido como neuropéptido Y. En las personas que inician el abandono del cigarrillo sin una consulta nutricional puede generarse un aumento de entre cinco y siete kilos aproximadamente en unos tres meses.

Aun así, los beneficios de dejar de fumar superan ampliamente el perjuicio momentáneo del aumento de peso. Aunque usted engordara algunos kilos al dejar de fumar, si luego se compromete con un plan de alimentación y ejercicio que le permita recuperar su peso, habrá ganado la batalla.

Dejar de fumar es posible: existen numerosas herramientas para ayudarlo. Sólo debe tomar la decisión y pedir ayuda profesional. Mi deseo es que se decida a dar ese primer paso que le cambiará la vida para siempre.

Señales de la abstinencia

* Malhumor, ira.
* Depresión.
* Ansiedad, n
erviosismo.
* Dificultades de concentración.
* Aumento del apetito, leve aumento del peso.
* Bradicardia (descenso de la frecuencia cardíaca).
* Cansancio, trastornos del sueño.

 

Tratamientos para dejar de fumar

La dependencia del cigarrillo se aborda de forma integral a través de un tratamiento psicológico, físico y social, con distintas opciones.

1. Aspecto psicológico y social. Estudiar los hábitos personales relacionados con el cigarrillo y reemplazarlos por otros más saludables. Por ejemplo, ¿usted toma café y lo acompaña con un cigarrillo? En ese caso se trataría de reemplazar el café, que contiene cafeína, por otra infusión que no incite al consumo de tabaco.
2. Aspecto físico. Apunta a disminuir los síntomas físicos de la abstinencia 
de nicotina. Algunas terapias de reemplazo de nicotina son:
* Parches: liberan nicotina directamente en el torrente sanguíneo y ayudan a calmar la ansiedad; son momentáneos y se va reduciendo el uso poco a poco hasta cesar por completo.
* Chicles: liberan nicotina a la mucosa de la boca.
* Pastillas: se disuelven en la boca, tardan uns 20 ó 30 minutos en tener efectividad.
* Microcomprimidos: se colocan debajo de la lengua y su efecto para saciar la abstinencia es rápido.
* Spray nasal: libera una dosis en lo orificios de la nariz.
* Inhaladores: de aspecto similar a un cigarrillo, son de plástico y liberan vapor de nicotina, que se absorbe por boca y garganta.
Entre los fármacos no nicotínicos se cuentan:
* Bupropión: un antidepresivo que favorece la liberación de dopamina y amortigua los síntomas de abstinencia.
* Vareniclina: generado especialmente para dejar de fumar, demostró gran eficacia para reducir los efectos de la nicotina en el cerebro y disminuir los síntomas de la abstinencia mientras el fumador empieza a percibir los beneficios de dejar de fumar.

(Los fármacos no se recomiendan en personas con problemas en los riñones, depresión, trastorno bipolar o esquizofrenia. Tampoco se aconsejan en embarazadas ni en mujeres que amamantan.

Fuente:DrCormillot.com

2 comentarios
  1. Deje de fumar hace 10 meses y tengo 8 kg de mas Eso me deprime Soy vegetariana, deje harinas, azucar pero no bajo un gramo

Los comentarios están cerrados.

Entrada Anterior

Caminar, el gran antídoto contra el paso del tiempo

Próxima Entrada

¿Quiere hacer una dieta mágica? ¡Hágala!

Entradas Relacionadas