Descubren que la diabetes tipo 2 da señales de su presencia décadas antes de ser diagnosticada

Según un estudio genético, se pueden observar signos en niños de hasta 8 años de edad. Por eso es importante crear hábitos alimentarios saludables desde chicos. Opinan dos referentes argentinos.

Los signos tempranos de la diabetes tipo 2 en adultos pueden verse en niños de 8 años de edad, décadas antes de que la enfermedad sea diagnosticada, según un nuevo estudio genético presentado en Europa y publicado en la revista de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD).

Los investigadores descubrieron que los niños con niveles bajos de HDL («colesterol bueno») eran más susceptibles a tener en la adultez diabetes tipo 2. 

Para llegar a esa conclusión, hicieron un seguimiento a más de 4 mil niños sanos, desde los 8 años hasta que cumplieron los 25. Los científicos combinaron la genética con un enfoque llamado ‘metaboloma’, relacionado con las mediciones en la sangre.

Un rasgo característico de las personas adultas con diabetes es que el colesterol bueno (HDL) está bajo y el malo (LDL) está alto o alterado en su composición. «Es notable que podemos ver en la sangre signos de la diabetes en adultos desde una edad temprana, que es alrededor de 50 años antes de que se diagnostique comúnmente», sostuvo Joshua Bell, codirector de la investigación y miembro de la Unidad de Epistemología Integral de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

En particular, el colesterol HDL se redujo a los 8 años de edad, antes de que aumentaran otros tipos de colesterol, incluido el LDL («colesterol malo). Y los marcadores de inflamación estaban más elevados. Es decir, que sin tener diabetes (porque la glucemia estaba normal) había un patrón que estaba dando alterado.

Los investigadores aclaran que no es un estudio clínico, sino que es una observación para tratar de entender qué cosas caracterizan a la diabetes antes de que sea diabetes.

«Si queremos prevenir la diabetes, necesitamos saber cómo comienza», dijo Bell. «Saber cómo se ven las características tempranas de la diabetes tipo 2 podría ayudarnos a intervenir mucho antes para detener su progresión y sus complicaciones», siguió el investigador.

«El estudio es interesante, especialmente en el contexto actual», dice a Clarín Graciela Fuente, presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes (SAD).»Antes decíamos que la diabetes tipo 2 -que es la forma más común de la enfermedad- aparecía de los 40 años para arriba, y ahora decimos que cada vez la tenemos en edades más tempranas. Tenemos niños y adolescentes con diabetes. Esto es un riesgo epidemiológico, social, clínico y familiar», continúa.

Respecto a los resultados del estudio, Fuente explica que a partir de ahora los pediatras, cuando evalúen a un niño o adolescente y encuentran alguna de las cosas que los investigadores observaron, «tendrían que estar alertas porque ese sería un rasgo metabólico de la diabetes, antes de que esté la diabetes».

¿Esto significa que los chicos deberían hacerse algún análisis especial? «No hay que pedirlo si no hay alguna situación clínica que nos esté alertando», responde Fuente. Da el ejemplo de un adolescente de 15 años con mamá y papá diabéticos, obesos, y con colesterol alto. «En ese caso sí corresponde hacer (un estudio) como para tener un conocimiento de su estado basal. Incluso también si es más joven, ahí ya lo considera el pediatra», señala.

Por su parte, Gabriel Lijteroff, director del comité científico de la Federación Argentina de Diabetes (FAD), comenta que la investigación «nos marca una tendencia», aunque destaca que «no todos los niños con DHL bajo van a tener diabetes tipo 2, porque esta es una enfermedad multigénica, es decir, que hay varios genes que intervienen».

Lijteroff comenta que, epidemiológicamente, sabemos que el 25% de los hijos de personas que tienen diabetes tipo 2 tienen la genética para sufrir la enfermedad. Y algunos estudios hechos en el Hospital de Clínicas determinaron que casi un 70% de las personas que tienen el padre y la madre con diabetes tipo 2 tienen el riesgo de desarrollarla.

Muchos estudios -sigue Lijteroff- demostraron que, incluso teniendo la genética, disminuye cerca de un 60% la aparición de diabetes tipo 2 en las personas que llevan un estilo de vida saludable: hacen actividad física en forma regular y tienen un plan alimentario equilibrado.

Según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo, el 12,7% de la población argentina mayor de 20 años tiene diabetes, una cifra que va en aumento, porque en la encuesta anterior era del 9,8%. El crecimiento fue de la mano del aumento de la obesidad y de la disminución de la actividad física. Por eso, es clave mejorar el estilo de vida.

«A los papás y mamás de niños cuyos padres tienen diabetes les decimos especialmente que, desde temprana edad, fomenten hábitos alimentarios saludables y una actividad física que les resulte placentera«, sostiene Lijteroff.

Para Fuente, desde la primera infancia, la alimentación debe ser correcta, completa, armónica y adecuada. Hay que incorporar vegetales, legumbres, frutas, proteínas de buena calidad y evitar los azúcares refinados. Y promover la actividad física. «Ese es el pilar fundamental para hacer prevención de diabetes», concluye la especialista. 

Fuente: clarin.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entrada Anterior

Cómo hacer una picada light

Próxima Entrada
Programa Alimentario Cormillot

Programa Alimentario Cormillot 22 Octubre 2019

Entradas Relacionadas