Enseñan a 1200 chicos hábitos alimentarios saludables

Un grupo de nutricionistas recorre escuelas con obras de títeres y juegos de preguntas y respuestas para erradicar costumbres negativas. Dicen que comen pocas frutas y verduras y que abusan de las golosinas y las gaseosas.

Llegan con títeres, juegos de preguntas y respuestas y ganas de enseñar. Son un equipo de especialistas en nutrición que, motivados por la presencia de malos hábitos alimentarios entre los chicos, visitan las escuelas del distrito y, con actividades de distinto tipo, buscan concientizar a sus alumnos sobre la necesidad de tener una alimentación adecuada. Mañana, a partir de las 9, llegarán por primera vez en el año a la Escuela N° 19 de Beccar, pero a lo largo del ciclo lectivo habrán recorrido ocho escuelas y llegado a 1200 chicos.

La propuesta se da en el marco del Programa de Salud Escolar, que depende de la secretaría de Salud Pública de la Municipalidad de San Isidro, y cuenta con un grupo de nutricionistas del Hospital Central y de alumnas de quinto año de la carrera de nutrición de la UBA que desde el año pasado visitan las aulas.

Esta iniciativa arrancó el año pasado, y en marzo de 2012, se retomó. «Ahora ya vamos por la segunda visita a todas las escuelas. Las visitamos, en promedio, cada dos meses a cada una de ellas», contó María Victoria Azpiazu, la coordinadora de esta iniciativa.

«El programa está destinado a todo San Isidro. Empezamos por ocho, pero la idea es llegar a las 34 escuelas del Partido. Año a año iremos incorporando nuevas, esa es nuestra intención», agregó Azpiazu, y explicó que el impacto de sus enseñanzas podrá ser evaluado en 2017.

¿Cómo transmiten buenos ábitos alimenticios? A los alumnos de primero a tercer grado les dan una obra de títeres denominada «Para ir a estudiar, lo mejor es desayunar», y a los chicos de cuarto a sexto grado se les da una charla informativa llamada «La importancia de un buen desayuno». Al terminar, los hacen participar de un juego de preguntas y respuestas para ver si los chicos incorporaron los conceptos.

Los especialistas dicen que buscan, sobre todo, erradicar hábitos negativos, como no desayunar, comer pocas verduras y frutas y excederse en el consumo de alimentos con hidratos de carbono simple, como golosinas, snacs y gaseosas.

«A veces, los chicos hacen malas elecciones, pero eligen mal porque no están informados. Cuando vamos con las nuevas propuestas, vemos que empiezan a intentar a hacer las cosas mejor», concluyó Azpiazu.

Fuente:Clarin

Entrada Anterior

La mala alimentación puede producirnos depresión

Próxima Entrada

Como incide el sobrepeso de EE.UU. en el resto del mundo

Entradas Relacionadas