La actividad física reduce enfermedades como la diabetes tipo 2

El Colegio Americano de Medicina del Deporte ha insistido en la importancia que tiene realizar actividad física para mejorar la calidad de vida, aumentar la esperanza de vida, y reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas degenerativas como obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión, osteoporosis, cáncer o enfermedades cardiovasculares. Además, ejerce una acción directa sobre el propio proceso de envejecimientosecundario.

Y es que, resultados de las investigaciones realizadas en los últimos 30 años han dado a conocer importantes biomarcadores de envejecimiento, entre los que destaca la hipertensión, la resistencia a la insulina, la pérdida de capacidad funcional respiratoria, la disminución de la capacidad de reacción y de equilibrio, la pérdida de fuerza tanto en manos como en piernas y altos niveles de estrés oxidativo.

De hecho, actualmente se sabe que determinadas afecciones vinculadas al envejecimiento, como la osteoporosis, no se encuentran indisolublemente ligadas a éste, sino que son enfermedades en las que desempeña un papel importante el sedentarismo y la dieta, y que, por lo tanto, se pueden prevenir o al menos reducir su riesgo.

Respecto al tipo de alimentación, las autoridades sanitarias recomiendan reducir el consumo de sal, por su vinculación a la hipertensión. En relación al consumo de grasas, debe darse prioridad a los alimentos que contienen ácido oleico –aceite de oliva– y ácidos grasos omega-3 –pescado azul, nueces–. Estos alimentos también son fuente de antioxidantes, como por ejemplo, la vitamina E.

Entrada Anterior

Los genes del engorde

Próxima Entrada

Mejora tu trabajo moviéndote cada dos horas

Entradas Relacionadas