Las claves del reporte de la OMS que vincula el consumo de carne procesada con el cáncer

El consumo de salchichas, tocino, embutidos y demás carnes procesadas es carcinógeno para los humanos, mientras que comer carne roja “probablemente” también lo es, según un análisis de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El consumo de salchichas, panceta, embutidos y demás carnes procesadas es carcinógeno para los humanos, mientras que comer carne roja “probablemente” también lo es, según un análisis de la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, que forma parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un grupo de 22 científicos de 10 países aseguró haber encontrado evidencia suficiente de que la carne procesada provoca la enfermedad y, tras evaluar más de 800 estudios, determinaron que cada porción de 50 gramos consumida diariamente aumenta el riesgo de cáncer colorrectal en un 18%.

tocino bacon panceta
La categoría de carnes procesadas incluye todas aquellas que han sido saladas, curadas, fermentadas o ahumadas para mejorar el sabor y preservar el alimento.

Aquí algunos detalles del reporte:

  • El vínculo entre la carne roja y el desarrollo de tumores no ha sido probado

La evidencia de que el consumo de carne roja (res, cordero, cerdo, caballo, etc) provoca cáncer colorrectal, de páncreas o próstata aún es limitada.

Su riesgo podría estar más asociado con las temperaturas y métodos de cocción: cocinarlas a la parrilla o al grill puede generar carcinógenos potenciales.

La IARC asegura que “el consumo de carne roja no ha sido establecido aún como causa de cáncer” y destaca su valor nutricional y el hecho de que contiene “proteínas muy valiosas como vitamina B, hierro y zinc”.

  • El riesgo de desarrollar cáncer colorrectal por el consumo de carne procesada es reducido

El hecho de que la relación entre el riesgo de cáncer y el consumo de carne procesada según la IARC sea de grado 1, lo que significa que hay «suficiente evidencia» que lo sustenta, no quiere decir que unas cuantas salchichas o tiras de tocinetas representen el mismo peligro que el alcohol o el cigarrillo.

Cifras facilitadas por la organización Proyecto sobre la Carga Global de Enfermedad apuntan de hecho que cerca de 34,000 muertes por cáncer al año en todo el mundo son atribuibles a dietas ricas en carne procesada. Esas cifras contrastan con el cerca del millón de muertes al año atribuibles al tabaco, las 600,000 relacionadas con el consumo de alcohol o las 200,000 vinculadas con la contaminación del aire.

«Para un individuo, el riesgo sigue siendo pequeño”, aseguró el doctor Kurt Straif, jefe del Programa de Monografías de la IARC. Y aclaró que “el riesgo aumenta dependiendo de la cantidad de carne consumida”.

  • No es novedad

«Estos hallazgos apoyan aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne», apunta el director de la IARC, Christopher Wild.

La IARC ya había recomendado anteriormente reducir el consumo de carne procesada y roja para disminuir el riesgo de cáncer colorrectal y en 2014, un comité asesor recomendó que su evaluación fuese prioritaria.

Aunque la agencia no ofrece recomendaciones sanitarias, que recaen en la OMS o en los gobiernos nacionales, sus conclusiones son consistentes con las directrices que apuestan por limitar su consumo.

Fuente: http://www.univision.com/

Entrada Anterior

Panqueques de manzana – Light

Próxima Entrada

Carne, mejor poca y con ensalada

Entradas Relacionadas