Navidad – El día después

¡Felicidades!

El 26 – ¡Permítase descansar! Recuerde que es tan importante para la salud como una alimentación equilibrada y hacer ejercicio. Decídase a no repetir en Año Nuevo los apurones de Navidad.

El 27 – Almuerce liviano (una rica ensalada). Después salga a caminar unas cuadras. Tome abundanteagua y haga de las frutas sus aliadas.

El 28 – Si participa de algún brindis elija gaseosa light y media copa de sidra o champagne. Sáquele una de las tapas al sándwich de miga, y coma sólo un trozo chico de pan dulce. Concéntrese en conversar y disfrutar de la reunión y no tanto de la comida.

El 29 – Si incluye carne en sus comidas, que sea pollo sin piel o carne roja magra. Que no se le vaya la mano con los aderezos (prefiéralos bajos en grasas).

El 30 – En algún momento del día tómese un tiempo de silencio interior. Haga su lista de propósitos generales para el 2013, y una lista de objetivos a más corto plazo.

El 31 – No saltee las comidas del día por preparar a toda marcha el festejo de la noche. Pida ayuda. Respire u relájese, que las cosas salen de todos modos. Empiece el año con alegría, una gran compañera.

El 1 – Comience el nuevo año con agradecimiento por todo lo que tiene (¡hasta nuestros problemas son un buen desafío!). Modérese con las porciones. Si puede salga a caminar. Rodéese de gente querida.

El 2 – Retorne con serenidad a su plan  de comidas.

El 3 – Planifique con tiempo sus vacaciones (¡no olvide comprar un protector solar con filtro alto). Organice y disfrute del proceso.

El 4 – Lleve su registro de comidas y movimiento. ¿Cuáles son sus prioridades? Búsquelas, encuéntrelas y hágales lugar de verdad.

Fuente: DrCormillot.com

Entrada Anterior

¿En las Fiestas, Sidra o Champagne?

Próxima Entrada

12 consejos para terminar bien el año

Entradas Relacionadas