Fracturas que alertan Osteoporosis

Se trata de una enfermedad caracterizada por baja masa ósea, deterioro de la microarquitectura del hueso, incremento de la fragilidad y, por lo tanto, por el aumento del riesgo de fracturas. En la Argentina, 90 personas mayores de 50 años se fracturan la cadera por día

A partir de los 50 años, comienza un descenso de la masa ósea, más pronunciado en las mujeres que en los hombres, producto de la menopausia en la que comienzan las alteraciones hormonales y un marcado descenso de los estrógenos.

Algo similar ocurre en el sistema muscular, en donde el menor consumo de proteínas, la menor actividad física, niveles inadecuados de vitamina D y alteraciones hormonales son algunas de las causas del deterioro muscular que acompañan al cuadro anterior. Hueso y músculo tienen una estrecha relación y el deterioro de alguno de ellos impacta en el otro.

La vitamina D cumple un rol importante protegiendo la fragilidad ósea y muscular sobre todo del adulto mayor, promueve la absorción de calcio, pero es infrecuente en la dieta, salvo en alimentos que vienen suplementados. Su producción natural ocurre al exponerse al sol siendo la mayor síntesis al mediodía, cuando es más riesgoso para la piel. Por ello, se sugiere exponerse al sol sin protección sólo en horarios seguros, a media mañana o a la tarde, no más de 15 minutos. Lo ideal es descubrir el abdomen, la espalda y proteger la cara. Eso sí, luego hay que colocarse un buen protector si se continúa al sol.

 La vitamina D cumple un rol importante protegiendo la fragilidad ósea y muscular sobre todo del adulto mayor

«La mitad de las mujeres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica (muñeca, cadera y/o columna) en algún momento de su vida. En el caso de los hombres, será uno cada cinco», alertó la médica osteóloga Alicia Bagur.

En la Argentina, hay un promedio anual de 34 mil fracturas de cadera por año en personas mayores 50 años, es decir, 90 por día, con una relación aproximada de tres mujeres por cada hombre. Valores que se duplicarán hacia 2050.

«Las fracturas vertebrales, en tanto, afectan al 10% de las mujeres entre 50 y 59 años, y al 14% de las que tienen entre 60 y 69 años -continuó la directora médica de Mautalen Salud e Investigación-. Entre el 30 y el 50% de las fracturas vertebrales son asintomáticas. Las personas que ya padecieron una corren mayor riesgo de experimentar otra, incluso de cadera».

Las consecuencias clínicas de las fracturas vertebrales son dolor de espalda, curvatura de la columna que altera la imagen corporal y, en casos con mucho dolor, alteraciones del sueño, disminución de la talla, mala calidad de vida y depresión.

Además de los descritos, según puntualizó la especialista, «otros factores de riesgo asociados son el padecer enfermedades neurológicas y trastornos cognitivos que predisponen a caídas. También el haber tenido fracturas previas, antecedentes familiares de fracturas, baja ingesta proteica y de alimentos que contengan calcio, y consumo de psicofármacos, exceso de alcohol y drogas que afecten el hueso como, por ejemplo, los corticoides».

Y tras resaltar que «en las edades tempranas, están en riesgo las personas que sufrieron algún problema de alimentación, mujeres muy flacas, que hicieron régimen toda su vida o aquellas con trastornos como la anorexia nerviosa», Bagur recomendó que «ante una fractura ósea, ya sea de muñeca, vertebra, húmero o cadera, hay que descartar la presencia de osteoporosis».

 Los tratamientos para la osteoporosis son muy efectivos y disminuyen entre el 34 y 70% la incidencia de nuevas fracturas

La densitometría de columna y cadera permite investigar en pocos minutos el estatus óseo para luego tomar medidas preventivas o iniciar tratamientos para osteopenia u osteoporosis.

«La pérdida de masa muscular (también conocida como sarcopenia) aumenta el riesgo de caídas y fracturas osteoporóticas. Se diagnostica midiendo la masa y función muscular.

La actividad física es importante para el hueso y para el músculo -ahondó-. Los ejercicios aeróbicos y de equilibrio aportan bienestar a ambos. Caminar, andar en bicicleta, bailar, nadar, hacer yoga o el que resulte más divertido es preferible frente al sedentarismo».

Los tratamientos para la osteoporosis son muy efectivos y disminuyen entre el 34 y 70% la incidencia de nuevas fracturas. Los tratamientos para sarcopenia apuntan a mejorar la ingesta de proteínas, la actividad física y normalizar los niveles de vitamina D para fortalecer el músculo y disminuir las caídas que impactan negativamente en el hueso frágil.

Los huesos necesitan incorporar calcio, presente en lácteos, acelga, espinaca, brócoli, frutos secos y tofu, entre otros. También, alimentos proteicos. Las proteínas son indispensables para que los músculos se mantengan en buen estado. «Se recomienda el aporte proveniente de carnes rojas y blancas, pescado, clara de huevo, quesos, leche, almendras, nueces y lentejas. Es ideal repartir la ingesta en tres porciones diarias de proteínas», aconsejó Bagur.

La adolescencia es la etapa ideal para prevenir la osteoporosis ya que la masa ósea que no se obtiene durante esa época, no se recupera. Hay que priorizar una buena ingesta de calcio y actividad física idealmente al aire libre donde los deportes son los más apropiados para los jóvenes.

Según un trabajo realizado en el centro Mautalen, se estableció que sólo el 2% de las mujeres jóvenes consultan para evaluar su masa ósea y descartar la presencia de disminución de la densidad mineral (osteopenia) y osteoporosis.

También se vio en la gente mayor que un gran porcentaje abandona los tratamientos, lo que impacta negativamente sobre el objetivo de reducir fracturas a futuro.

Fuente: infobae.com

TE PUEDE INTERESAR: Claves para combatir la osteoporosis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada Anterior
sedentarismo, rutinas, salud, actividad física

8 rutinas para combatir el sedentarismo

Próxima Entrada

Pan de naranja light

Entradas Relacionadas