El vino tinto podría ayudar a mejorar el equilibrio en las personas mayores

Investigadores de la Universidad de Duquesne en Pittsburgh, Estados Unidos, descubrieron que la llamada «molécula milagro» del vino tinto, el resveratrol, sería  clave para las personas mayores a la hora de mejorar su equilibrio y evitar los resbalones y caídas que comienzan a proliferarse a partir de determinada edad.

Estos resultados fueron  publicados en el congreso de la Sociedad Química Americana que se celebró en Philadelphia. «Aumenta la calidad de vida de una persona mayor y disminuye su riesgo de hospitalización por resbalones y caídas», explicó Jane Cavanaugh, autora del estudio, que reveló que uno de cada tres estadounidenses de estas edades tienen algún tipo de dificultad para caminar o para guardar el equilibrio con soltura.

Estos problemas de movilidad son especialmente comunes entre las personas mayores que tienen enfermedad de Parkinson y otros trastornos relacionados con la edad.

Sin embargo, mientras que algunos medicamentos pueden ayudar a aliviar algunos de estos problemas en estos pacientes, todavía no existe una terapia similar para problemas de equilibrio en adultos mayores sanos.

En este sentido, se centraron en el antioxidante resveratrol después de que estudios previos demostraran que este puede ayudar a reducir la inflamación, el colesterol, el riesgo de enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer y, tal vez, tener algunos efectos anti-envejecimiento en el cuerpo.

Para determinar sus efectos sobre el equilibrio y la movilidad, Cavanaugh y su equipo alimentaron a ratones de laboratorio jóvenes y mayores con una dieta basada en resveratrol durante ocho semanas.

Periódicamente sometieron a los roedores a una prueba para medir su capacidad para mantener el equilibrio caminando por una malla de acero, contando el número de veces que cada ratón dio un paso en falso.

En un principio, los ratones más viejos tenían más dificultad de maniobra en el obstáculo pero, a la cuarta semana, los ratones más viejos comenzaron a cometer muchos menos errores, a la par que los ratones jóvenes.

A pesar de los resultados obtenidos, Cavanaugh ha admitido que el resveratrol tiene algunos inconvenientes. Por ejemplo, es pobremente absorbido por el cuerpo. De hecho, se calcula que una persona de 70 kilos tendría que beber casi 4 vasos de vino tinto al día para absorber suficiente resveratrol para conseguir los efectos beneficiosos.

Es por eso que la investigadora y su equipo trabajen en compuestos artificiales que imiten los efectos del resveratrol y sean más biodisponibles para el organismo.

Además, también quieren medir los niveles del antioxidante que penetran en el cerebro ya que, aunque los investigadores sospechan que los efectos son diminutos, este pequeño margen podría ser suficiente para ayudar a las personas mayores a permanecer firmes sobre sus pies y evitar caídas graves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada Anterior

Buena noticia: El Omega-3 frenaría el desarrollo de la esquizofrenia

Próxima Entrada

Atención: Dicen que el ambiente sería culpable de una de cada cuatro muertes

Entradas Relacionadas