VOLVER A PENSAR EN LA SALUD

En esta época de imágenes impactantes (¿tenes Instagram? entonces sabes sobre la importancia de las fotos, los dibujos y las imágenes en nuestros días) nos queremos tomar un momento para hablar sobre la Salud, aquello que nos permite realizar todas nuestras actividades. Por este motivo, entrevistamos a Adrián Cormillot quien tiene la virtud de hablar sobre medicina y salud de forma concreta y clara.

adrian cormillot

Adrián comenta que uno de los mayores desafíos para la salud en Argentina es “que la población tenga mejor acceso a la comida saludable, no sólo desde la educación para comer saludablemente sino desde la parte económica, en general la gente elije “comer más barato”. El consumo de frutas y verduras bajó muchísimo porque no hay acceso desde los niveles de clase social baja, hay muchas dificultades para acceder a ese tipo de alimentos. La clase social alta lo hace no por una cuestión cultural, sino simplemente porque “son saludables”, porque hay que hacerlo.

¿QUÉ SUCEDE CON LA PRESENCIA DE LOS ALIMENTOS ORGÁNICOS EN NUESTRO PAÍS?

Está sectorizado, reservado únicamente para personas muy pudientes, no solo por el precio sino también por los canales de distribución, se venden en mercados que están abiertos solo ciertos días o son sitios lejanos, de difícil acceso.

VOS HABLABAS QUE ADEMÁS DEL PRECIO,  HAY UN IMPACTO CULTURAL. ¿DE QUÉ MANERA PODRÍAMOS CAMBIAR HÁBITOS PARA SER MENOS SEDENTARIOS Y ALIMENTARNOS EN FORMA MÁS SALUDABLE?

El consumo de alimentos saludables no solo tiene que ver con el sabor o el precio, sino que la industria alimentaria constantemente nos bombardea con publicidad engañosa. Hay falta de regulación por parte del Estado sobre la venta de alimentos poco saludables, harinas, azúcares o sal, hay un libre albedrío propio del sistema capitalista. No le echo la culpa a la industria, pero si no tiene una regulación consistente o coherente con la salud, el empresario que vende tal o cual cosa va a vender lo que más le conviene. Al haber una rentabilidad tan baja en los alimentos naturales, como ser frutas y verduras y una rentabilidad tan alta en los alimentos de consumo masivo, como las papas fritas y porquerías de ese estilo, el empresario va a elegir ganar más. En ese caso le conviene abrir una casa de comidas rápidas y no una verdulería.

CUANDO VAMOS AL SUPERMERCADO O PASAMOS POR UN KIOSKO, ¿QUÉ ALIMENTOS DEBERÍAMOS EVITAR?

Los alimentos a evitar son los denominados snacks o comida chatarra. Hoy en día lo que más se consume es la papa frita que en realidad deberíamos llamar “crocantes de papa”, porque lo que menos tienen es papa como para poder denominarlos “papa frita”. También habría que evitar cualquier tipo de dulce que tenga elevadas concentraciones de azucares (que son la gran mayoría). Hay un fenómeno que se viene dando hace un tiempo… seguro te acordas de esos chocolates con maní que vienen en 3 cuadraditos… después los hicieron de 6 cuadraditos y ahora vienen en tamaños de 18 cuadrados… la impunidad de la industria alimentaria hace que se vendan estas porciones gigantes a menores edad, chicos 16 o de 12 años, estos últimos son  niños sin consciencia sobre lo que hace bien o hace mal a la salud. Con un billete de 20 pesos pueden comprar tanta basura como puede ser un paquete de cigarrillos, sin embargo el tabaquismo está regulado pero estas grasas que son tan dañinas a la salud, no lo están.

Con el tema de las grasas trans, hubo un gran avance. Argentina es el tercer país del mundo que prohíbe el agregado de grasas trans (recordemos que algunos alimentos como la carne de vaca o algunos chacinados ya tienen grasas trans propias del alimento). Es un gran avance, es poner la lupa en lo que tiene que ver la alimentación, pero no en la parte de la agricultura sino en cuestiones de salud. Pasa también con la cantidad de sal / azúcar y grasa en general en los alimentos, pero es un gran avance.

EN EL CONSULTORIO O EN LA CALLE, ¿CUÁL ES LA CONSULTA MÁS FRECUENTE QUE RECIBÍS?

La primera consulta es “como bajo de peso” con cualquier tipo de sobrepeso o aun así chicas jóvenes que no tienen sobrepeso… la obsesión por el peso hace que sea lo primero que me preguntan.

¿QUÉ RESPONDES EN LOS CASOS EN QUE NO HAY SOBREPESO?

Me río, tiro un piropo… a veces no tengo tiempo de hablarles sobre su realidad: son chicas jóvenes que tienen dos o tres kilitos “de más” que quizás sean parte constitutiva de su cuerpo y hacen que se metan en tratamientos de dejar de comer o restringir mucho la alimentación, que es el principio del caos. Cuando restringís mucho la dieta por “un poco de sobrepeso” después recuperar el peso anterior es casi imposible porque se rompe el equilibrio. Volver a comer en forma normal después es muy difícil, no solo por una cuestión de hábitos, sino por algo biológico y químico.

E PIDO TRES CONSEJOS PARA COMER MEJOR, ¿QUÉ ALIMENTOS SUGERÍS INCORPORAR EN LA DIETA?

Me gustaría primero hablar sobre las formas de comer y los momentos en los cuales le estamos pifiando. Si alguien come tomate con orégano pero sigue con el cuarto de helado dos veces por semana… no hay nada para hacer.

Hay que empezar sacando una especie de radiografía sobre qué estamos haciendo para ver donde estamos errándole. Muchas veces lo primero que uno se propone es empezar la actividad física, pero es una de las cosas que más cuestan, hay personas que viven diciendo que empiezan y no lo hacen. Cuando vos este año te propones “voy a empezar” como una meta, creas una barrera y muchos se decepcionan cuando eso no sucede. Hay muchas cosas antes con las cuales se puede empezar, como ser el orden, empezar a desayunar, merendar; hay personas jóvenes o muy ocupadas que no almuerzan siquiera. Otro consejo es  incorporar de algún modo y de forma atractiva frutas y verduras, aunque sea de forma “non sacta” como ser frutas con dulce de leche, buñuelos de espinaca fritos para empezar e ir incorporando el hábito de comer algo natural aunque sea una porquería la forma de cocción.

Actualmente se consumen más kilos por habitante de alfajores que de frutas y verduras.

A los chicos no hay que “tentarlos” con zanahoria y tomate porque no se tiendan sino hay que jugar con el puré, incorporándoles verduras, agregarle color a la comida con un poco de atractivo a la vista.

Hay que sacar el foco en el descenso de peso, en lo que tiene calorías o no, y volver a enfocase en los alimentos que pueden ayudarnos a vivir mejor como las frutas y las verduras.

El estado, y no solo en Argentina sino que es un debate a nivel mundial, debería tomar medidas para mejorar la salud de la población como ser gravar con impuestos a los alimentos con grasas perjudiciales, asignar subsidios a la producción de alimentos saludables, promocionarlos en la tele, darles espacio, generar una nueva cultura de volver a la fuente, a la mesa en la casa.  Hay que volver a cocinar en casa, dejar de lado el delivery.

Tenemos que ser más críticos, a mí me encantaría debatir las bondades de lo orgánico pero estamos lejos. El día que todos comamos frutas y verduras, podemos debatir si es mejor o no lo orgánico pero hoy la gente come chorizos y papas fritas….

Hay que ser más quisquillosos para ver como la publicidad nos engaña y pedirle al Estado que tome medidas. Los políticos deberían expresarse pensando también en la salud.

Fuente: http://www.revistalima.com.ar/

Entrada Anterior

¿PREPARADO PARA EL CALOR?

Próxima Entrada

Más posibilidades de adquirir hábitos saludables

Entradas Relacionadas